Querida Elsa. Graziella Moreno. Black&Noir.jpg

QUERIDA ELSA

GRAZIELLA MORENO

Sé que vas a juzgarme. Es inevitable. Todos lo hacemos, es algo instintivo, ni siquiera hace falta pensar. Catalogamos y clasificamos las conductas, las personas. Casi puedo ver tu sonrisa de suficiencia, tu mirada irónica. Pero si me escuchas con atención, quizás tu pulso se acelere y empieces a dudar. De todo. Hasta de ti mismo.

No busco el perdón, ni siquiera limpiar mi conciencia. No estoy orgulloso de las cosas que hice ni de las que voy a hacer. Todos nosotros, Alexander, Diorel, Boris, el propio Sergey, los vory v zakonen,  somos lo que el destino ha querido, si es que de verdad eso existe. Antes pensaba que sí, ahora ya no estoy tan seguro. Te hablaré de dolor, de  venganza, de sacrificio, de amor, de Elsa. Sí, de ella. Lo único que me queda. Y entenderás. Y podrás sacar conclusiones,

Así que, antes de juzgarme, respira hondo y presta atención a mis palabras. Sígueme. Estamos en septiembre de 2017, en un pueblo cualquiera de la Costa Brava del que no es necesario que sepas el nombre, hace calor, y después de quince años, la hora ha llegado. Son mis últimos días de la vieja vida y empiezo a oler la nueva. Creo que mi historia no te defraudará. Pero te pido un esfuerzo más. Si eres capaz, prueba a meterte en mis zapatos, a mirar con mis ojos, a tocar con mis manos, y entonces, decide.

Porque, ¿qué habrías hecho tú?